21 sept. 2010

Oriental

Por su perfil afilado el oriental ha sido apodado el galgo de los gatos. Es un gato de líneas puras, armoniosas y sutiles, tiene la cara larga, y las orejas más abiertas que un gato europeo. Tiene un porte elegante, un temperamento vivaz y una gran inteligencia.
Su personalidad es tan distintiva como su imagen exterior, es orgulloso y soberbio, inquisitivo y curioso, animado e imprevisible, temperamental y turbulento.
Extremadamente sensible, se siente herido al no prestarle atención, pero devolverá con creces y devoción el afecto de su amo. Fiel hasta la tiranía, necesita una atención casi total.
Siempre reaccionará ante cualquier estímulo, mostrándose absolutamente inquisitivo cuando su amo regresa a casa. No tolera bien la soledad.
Muy sociable y siempre dispuesto a jugar, su curiosidad está en constante alerta, necesita actividad y soporta mal el aburrimiento. Es capaz de las más sutiles astucias para acaparar la atención.
Más allá de su aspecto singular, si hay algo que destaca al oriental, es su temperamento.






Historia

Originario de Thailandia el gato oriental, también conocido como Foreign o "extranjero", ha sido considerado, durante mucho tiempo, como un siamés no adecuado al estándar. En efecto, ambas razas tienen un evidente parentesco pero fueron oficialmente diferenciadas mucho tiempo después.
Según algunos autores, el gato oriental es el tipo original y el siamés es una variedad coloreada del gato oriental.
Se sabe fehacientemente que más del 50% de los gatos de Bangkok son orientales (gatos de ojos verdes y color en todo el cuerpo), contra sólo un 20% de siameses (gatos de ojos azules y color sólo en algunos puntos; el rostro, la cola y las patas).
Las vicisitudes de su descubrimiento y los caprichos de la moda hicieron que el gato oriental no fuera tenido en cuenta durante mucho tiempo, si bien ambas razas llegaron a Gran Bretaña a fines del siglo XIX. Entre 1920 y 1930 existía una clara preferencia por el gato siamés, y justo después de 1950 algunos criadores británicos comenzaron a interesarse por el gato oriental.
Alrededor de 1968 los criadores americanos se sumaron a esta "tendencia" comenzando un programa de cría selectiva, optando por un tipo morfológico extremo más refinado, y a mediados de los setenta la raza fue reconocida por las distintas entidades felinas.



 

Características físicas

Es un gato de tamaño mediano, esbelto, elegante, de líneas refinadas, de cuerpo fibroso y musculoso. Los hombros no deben ser más anchos que las caderas.
La cabeza es de tamaño mediano, proporcionada con el cuerpo. Equilibrada, tiene forma de cuña con líneas rectas. La cuña comienza en la nariz y gradualmente aumenta en ancho hacia las orejas por medio de líneas rectas. No debe haber depresión a la altura de los bigotes. El cráneo, visto de perfil, es ligeramente convexo. Nariz larga y recta, continuando la línea desde la frente sin ninguna interrupción. Hocico angosto. Mentón y mandíbula de tamaño medianos, la punta del mentón debe formar una línea vertical con la punta de la nariz. El cuello es largo y esbelto. Las orejas son grandes y en punta, anchas en la base. En cuanto a la ubicación, continúan las líneas de la cuña. Las puntas de las orejas no se deben inclinar hacia el frente. Los ojos son de tamaño mediano, ni protuberantes ni hundidos. De forma almendrada y ligeramente oblicuos hacia la nariz, para continuar armoniosamente las líneas de la cuña. El color deber ser puro y límpido, de un verde luminoso y vívido. Las patas son largas y finas, proporcionadas con el cuerpo. Pies pequeños y ovales. La cola es muy larga, fina incluso en la base, afinándose hacia la punta. Pelaje muy corto, fino, brillante, sedoso, pegado al cuerpo, casi sin subpelo.




Fuente: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario