4 oct. 2010

Salud


Alergias

Algunas personas son alérgicas a la glucoproteína Fel d1, presente en la saliva y que pasa con el acicalamiento a la piel y al pelaje. 1 de cada 50.000 carecen de esta glucoproteína debido a una variación genética en el ADN. La glucoproteína Fel d1 suele producir estornudos, irritación de las vías respiratorias y, en casos más agudos, asma y otras reacciones alérgicas. El 24 de septiembre de 2006, la firma biotecnológica Allerca anunció el comienzo de producción de los primeros gatos hipoalergénicos sin modificación genética. Además, existe una raza de gatos llamada gato siberiano o Bosque de Siberia, que no producen esta glucorproteína Fel d1, por lo que no causan alergias (excepto en un 20% de casos).


Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es peligrosa para la mujer embarazada por ser una de las principales causas de malformaciones en el feto. El gato, como especie, desempeña un papel clave en el ciclo de esta enfermedad, siendo un huésped obligatorio para la transmisión. Adquiere la enfermedad cuando se alimenta de algún pájaro o ratón infectado. Por lo tanto, la primera conclusión es que el gato implicado en la transmisión es aquel que tiene posibilidad de cazar ratones (gato silvestre o de granja) y no el gato doméstico alimentado con pienso.

Excreta los quistes en las heces y el humano se infecta por el contacto oral con ellas (por no lavarse las manos después de limpiar la caja, por ejemplo). Esto ya supone de por sí un bajo riesgo de contagio. Además, es improbable que un gato doméstico se alimente de los animales antes nombrados, ya que algunos gatos los consideran trofeos. Teniendo en cuenta lo anterior, y si en estado de embarazo, la mujer se protege con guantes a la hora de limpiar la tierra donde entierre sus heces y se lava las manos tras limpiarlo, la posibilidad de contagio se reduce considerablemente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la principal causa de la toxoplasmosis en mujeres es la ingesta de carne cruda o poco cocida, así como verduras sin lavar (contaminadas con heces de gato).

La mujer seropositiva a toxoplasmosis queda inmunizada de por vida, por lo que sólo se considera período de riesgo los 4 primeros meses de embarazo de las mujeres seronegativas a la toxoplasmosis (las que tienen posibilidad de infectarse).


Inmunodeficiencia adquirida

Producido por la infección con el virus FIV, el sida felino se transmite por las mismas vías que en los seres humanos y los demás primates (transmisión horizontal sangre a sangre, mordeduras, rasguños, transmisión vertical maternofilial y, raramente en los gatos, contacto sexual) y representa el único caso de inmunodeficiencia adquirida que puede afectar a mamíferos no primates. El FIV no es transmisible al ser humano, a pesar de estar estrechamente relacionado con el virus VIH. Por el contrario, no tiene parentesco con los otros retrovirus felinos: el de la leucemia felina y el virus espumoso de los gatos. El FIV es muy común en las poblaciones silvestres de grandes felinos africanos, particularmente leones, pero no en los felinos salvajes del Nuevo Mundo como los jaguares. Contrariamente a los gatos domésticos, que desarrollan la enfermedad como los seres humanos, los felinos silvestres se mantienen toda su vida como portadores asintomáticos, abriendo nuevas posibilidades de investigación genética respecto de las versiones felina y humana de la patología.


Leucemia

La leucemia felina, que no es igual que la leucemia humana, es una de las más extendidas. No es contagiosa al humano ni a otros animales, sólo se transmite de un gato a otro, mediante saliva o sangre. Los gatos vacunados de leucemia están protegidos cerca de un 95%. Castrando a un animal se evitan ese tipo de riesgos en caso de que tenga acceso a exteriores, ya que estando castrado no tiene contacto sexual o de sangre (peleas por el territorio, por ejemplo) con otros gatos.

Desgraciadamente es una enfermedad desconocida por muchos veterinarios que, al no saber tratarla, recomiendan el sacrificio del animal. Sin embargo, no es igual haber estado en contacto con la enfermedad y ser portador, que estar infectado y desarrollando la enfermedad. En el primer caso, el gato puede llegar a acantonar la enfermedad pudiendo tener una vida larga y saludable. En el segundo de los casos, está más expuesto a morir, pero aun así no es una enfermedad fulminante. La leucemia gatuna no es inicialmente más que la pérdida de defensas en un animal que es portador de ella, siendo cuando se desarrolla, una enfermedad degenerativa que acorta la vida del animal en algunos años, pero que puede aplacarse si vive en buenas condiciones, a no ser que debido a la pérdida de defensas, cualquier pequeña enfermedad puede ser peligrosa (rinotraqueítis, resfriados, etcétera). La leucemia "terminal", es cuando llega a la médula ósea, anulando totalmente la producción de glóbulos blancos para su defensa, entonces el animal empieza a deteriorarse rápidamente y muestra su agonía de manera que el sacrificio es la única solución. Pero, mientras no presente un estado crítico, precisa cuidados y buenos alimentos, acompañado, por sugerencia de veterinarios expertos, del uso del "interferón" u otros complementos que le ayuden a tener más fuertes sus defensas.


Rabia

La rabia se trata de la única enfermedad viral que puede transferirse del gato al ser humano. Para evitar su propagación, en aquellas zonas en que no se encuentra erradicada es conveniente la vacunación del animal, especialmente si este tiene libre acceso al exterior de la vivienda.
Parásitos

Pulgas, garrapatas, tiña y otros parásitos propios de animales de sangre caliente, pueden transmitirse desde el gato al ser humano, especialmente si este tiene libre acceso al exterior de la vivienda y contacto con animales salvajes que puedan transmitirle a su vez los parásitos. Sin embargo, la presencia del gato sirve a su vez para eliminar ratas y ratones, que podrían servir de vector biológico a la propagación de estas plagas.


Quistes pulmonares (falso)

Existe la falsa creencia de que respirar un pelo de gato o de otro tipo de animal doméstico puede provocar un quiste en los pulmones. Es posible que esta falsa creencia esté originada en el hecho de que los animales domésticos pueden actuar de portadores de las tenias Echinococcus granulosus, que provocan Hidatidosis.

Fuente Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario